02 de Septiembre 2021

free web maker
Mobirise

Israel Damonte: "Alfaro fue uno de mis padres futbolísticos"

En nuestra más reciente edición de 'Hablemos de Arsenal', charlamos con el entrenador del Viaducto sobre cómo está el plantel tras el empate contra Defensa y Justicia, sus objetivos en la institución, cómo prepararse para lo que viene y más. 

Mobirise

Tras tres fechas, el director técnico de 39 años habló con nosotros por primera vez durante el programa y realizó un análisis del día a día en la Liga Profesional luego de reemplazar a Sergio Rondina: "Uno siempre arranca con la ilusión de ver cosas positivas en los resultados. A veces se da y a veces tarda un poco en llegar. Se vieron cosas buenas en el primer tiempo contra Racing, pero se nos hizo muy difícil después del gol. El problema en el que estamos trabajando es más anímico que táctico. Falta mucho, pero cuanto antes empiecen a llegar los resultados, mejor. El partido contra Defensa nos dio mucha tranquilidad".

Para iniciar la levantada, hizo hincapié en que lo primordial a pulir es lo emocional por sobre lo esquemático: "Este plantel arrancó el año pensando en hacer una buena Sudamericana, pero quedar afuera sobre la hora deja heridas que tardan en cerrar. El tema de la fortaleza en la cabeza es fundamental para cualquier jugador en cualquier equipo. Contra Racing, si bien no fueron claras, tuvimos tres o cuatros situaciones que pudimos haber concretado. Pero en el entretiempo, vi a los jugadores bastante golpeados y desilusionados por el esfuerzo que pusieron,ya que terminaron recibiendo un gol sobre el final del primer tiempo en una situación desafortunada. Cuando las cosas son así, cae un avión del cielo y se te clava en el ángulo".

Consciente de que sus dirigidos se encuentran últimos en la tabla de posiciones, resaltó el principal objetivo que tiene para cumplir: "Nuestro desafío es ir mejorando de a poco y pelear los partidos para que vuelva a ser un equipo duro. La idea es que los otros clubes no quieran jugar con Arsenal. Contra Central, nos pasó lo mismo en que recibimos un golpe y no lo pudimos asimilar. Cuando llegué a Huracán, también me tocó una racha de perder partidos consecutivos, pero empezamos a competir después de sacar el primer resultado".

Una de las dudas que dejó el cotejo frente al Canalla fue el cambio de esquema entre una línea de 3 y de 5, por lo que el DT argumentó la relevancia de los roles de quienes lo componen haciendo un paralelismo con el plantel campeón del 2007: "En algunos equipos, a mí me tocó conformar una línea de 5 donde se contaba con tres centrales y no me daba cuenta. Con Alfaro en la Sudamericana, era así y nadie se daba cuenta, sino que creían que era un 4-4-2 o 4-4-1-1. En algunos partidos, la defensa era Gandolfi, Mosquera, Matellán y Cristian Díaz. El doble 5, era Damonte-San Martín o San Martín-Casteglione. ¿Por qué lo hacía Gustavo? Porque así contaba con tres centrales. Cuando yo jugaba, era más mixto y más adelantado que donde estaba San Martín. Pero cuando le tocaba a Casteglione, él jugaba posicional dos metros adelante de los centrales. Cuando movés un par de metros a un jugador, siente que está jugando con un esquema diferente".

¿Por qué optó por Méndez de central en el Gigante de Arroyito con zagueros naturales en el banco? El oriundo de Salto lo explicó de la siguiente manera: "Busqué meter un defensor más, fui viendo nombres y tomé esa decisión. Una cosa es conocer a todos los jugadores y otra es estar en la cocina y conocerlos dentro. Obviamente, yo no tuve una pretemporada para probar y ver jugadores. No es lo mismo verlos en un entrenamiento que en un partido. Hicimos algo más simple para que se sientan con confianza".

Siendo consciente del mal presente del celeste y rojo en el campeonato, contó por qué decidió tomar el cargo de entrenador: "Quería estar dentro cuanto antes más allá del riesgo de tener alguna derrota, pero estoy conforme con el grupo. Obviamente, es un club que quiero mucho donde tengo grandes recuerdos, y sé que vamos a mejorar con el tiempo. Estoy completamente seguro de eso y me gusta ser exigente a la hora de entrenar".

Si bien las aspiraciones en este certamen no pueden ser muy altas, nos detalló su propósito a largo paso con una comparativa de cuando le tocó ser DT del Globo: "A mí me gustaría conformar un plantel donde haya un sentido de pertenencia con gente del club. En Huracán, lo pudimos hacer en ese año y cinco meses más o menos, pero cumplí con lo que prometí. Cuando llegué, de los 30 jugadores, 24 o 25 eran de afuera con 5 o 6 del club, y nos fuimos con 22 o 23 jugadores del club con 7 u 8 de afuera. No salimos campeones, pero los potenciamos y se pudieron vender para que siguieran creciendo. Arregui a Independiente, Salcedo a Olimpia de Paraguay, Briasco y Rolón a Boca. Eso me pone contento y quiero lograr lo mismo en Arsenal, aunque lleve tiempo".

Se retomó el tema de la caída contra Rosario Central y desdramatizó el mal presente porque se siente seguro de que se va a solucionar: "Quedé muy preocupado por cómo se dio. En esas situaciones, uno tiene que mantener la calma y apoyar a los jugadores, quienes obviamente no quieren que esto pase. Fueron dos derrotas duras, pero yo no soy de entregarme. He pasado momentos más difíciles de vida, no solamente futbolísticos, y esto es un juego donde se debe trabajar. En la muerte no hay solución, pero de esto podemos salir adelante".

Resaltó la enorme mejora de sus dirigidos frente a Defensa y Justicia en la jornada más reciente: "Me gustó cómo trabajó. Si bien no fue un equipo denominado grande que enfrentamos de local, nunca me gustó subestimar al rival, pero el equipo lo presionó muy bien, no nos agarraron de contra salvo en el final y lo controlamos, pero no pudimos meter el gol antes. Estamos para recuperar jugadores y no desestimar. Entre cuanto más tengamos, mejor".

Más en lo personal, destacó notoriamente a Alfaro como una gran influencia para lo que él quiere ser como entrenador: "Gustavo es uno de mis padres futbolísticos. Lo tuve tres veces y me quedaron muchas cosas como hacerse fuerte en las dos áreas, mantener el cero en el arco y, contra Defensa, lo logramos. Espero poder mantenernos así para el próximo fin de semana".

A pesar de conocerse desde hace mucho tiempo, diferenció la relación que tuvo con Julito Grondona cuando era futbolista con la actual al tener el cargo de DT y una forma distinta de ver las cosas: "Una cosa es la relación de presidente a jugador y otra de presidente a entrenador. Él confió en mí y, de mi parte, recibirá mucho trabajo y compromiso para que Arsenal vuelva a ser un equipo duro y competitivo que se pueda ver en la cancha".

Finalmente, nos adelantó su visión de cómo será el encuentro del sábado frente a Atlético Tucumán: "Nos enfrentaremos a un equipo duro que lleva seis partidos sin perder de local. Viene de dos triunfos seguidos, pero es un lindo rival para fortalecernos en lo anímico si obtenemos un buen resultado".