free web templates
Mobirise

Hoy: Mauricio Piersimone

Mauricio Piersimone: “Teníamos un espíritu de lucha impresionante”

Un rato de charla en #VivoHDA con el goleador de aquel primer año de Arsenal en Primera División, en el que afloraron un montón de historias. En una diversa charla de fútbol, el Tano nos contó algunas anécdotas de aquella campaña 2002/03: el grupo, partidos memorables y su primer gol, que fue también el inaugural del Arse en la máxima categoría. 

Las primeras veces son inolvidables, y sus protagonistas siempre quedan encuadrados en la escena. En el caso de Arsenal, su debut en Primera División tuvo un nombre destacado, Mauricio Piersimone, con quien entablamos conversación en #VivoHDA. El Tano, que es DT hace una buena cantidad de años, nos contó de su actualidad pre-pandemia: “Vivo en Venado Tuerto y entreno la primera del club Centenario, de la liga vendense. Después de la rosarina, es la liga regional con más equipos y de la que han salido una grandísima cantidad de jugadores”. También nos comentó de Murphy, su lugar de nacimiento y particular cuna de futbolistas: “Es un pueblo de 4000 habitantes y salieron 18 jugadores profesionales, es increíble. Hay un solo equipo, Unión y Cultura, y los pibes generan un gran sentido de pertenencia porque tienen espejos como Pochettino, Bisconti o Caffa que vienen al pueblo y son uno más. Se respira fútbol”.
 
Hablando del fútbol y sus caminos, trajimos a escena a alguien que une de manera indirecta a Arsenal y a Piersimone, nuestro atacante Facundo Pons: “A Facu lo conocí dirigiendo la liga venadense. Él jugaba para Atlético Elortondo y yo dirigía a Juventud Pueyrredón. Le dije al presidente de mi equipo que había que traerlo al año siguiente, porque vi que tenía algo que si se pulía lo podíamos hacer progresar. Lo trajimos, empecé a tenerlo día a día y lo veía con condiciones que podían escalar”. El delantero, hoy cedido en Deportivo Riestra pero que fue muy importante en el ascenso de 2019, tuvo la ayuda del Tano, quien le dio un empujoncito para que terminara en Sarandí: “Lo tuve tres años en Juventud Pueyrredón. Le fuimos corrigiendo cosas y se fue perfeccionando, hasta que en un momento dado, cuando me fui de ahí, hablé con Facundo Gareca y le dije que podía llegar a andar. Fue y empezó a quedar en pruebas hasta que el Huevo dio el OK”.  

Mobirise

Nos movemos a su etapa como futbolista, más precisamente en la parte que involucra a Arsenal, donde arribó tras una larga etapa en La Plata: “Terminé el vínculo con Estudiantes después de cinco años, creía también que ya era un ciclo cerrado. Hablé con Héctor Grondona para ir a Arsenal teniendo a su vez la chance de ir a Olimpo, pero elegí la cercanía. Cuando fui a entrenar, ya me gustó lo que vi”. En sus primeros días ya le tocó ser parte de una simpática anécdota con un empleado del club: “Cuando llegué, el utilero me dio los tres primeros días las medias rotas. Yo no me quejaba de nada, pero sabía que algo había detrás de eso. Al tercer día, voy y le doy la bandeja con la ropa, entonces me llama y me dice: “Vos sos buen tipo, te di las medias rotas tres días para ver qué decías y nunca te quejaste”. Desde ahí hicimos buena relación”.
 
Llegamos a ese primer duelo en Primera, frente a Olimpo, y aquel recordado primer tanto. Se lo mostramos, pero incluso antes de eso Piersimone explicó muy precisamente cómo fue: “Martín Andrizzi se la da al Pulpo González, que engancha y tira el centro. Yo me desmarco y cabeceó para hacer el gol. Hice historia, me tocó la suerte de hacer el primero de Arsenal en Primera”. Además, el ex delantero no reserva elogios para aquel plantel, del que destaca la combatividad: “Era un equipo humilde, sin figuras ni gente que había pasado por instituciones grandes, con una base armada más algunos que nos sumamos. Éramos perros de presa con mucho corazón, que le metíamos garra para sacar los partidos adelante. Teníamos un espíritu de lucha impresionante”.
 
Aquel campeonato fue merecedor de un par de historias más de Piersimone, que recuerda la dupla de ataque que formaba con Silvio González: “Nos entendíamos bien con el Pulpo, era un excelente jugador. Él era rápido y sabía ir para los costados, mientras que yo hacía el trabajo de llevarme marcas, nos complementábamos. Me acuerdo el partido contra el Central de Menotti, ganamos 4-1 y les pegamos un baile. Como ellos achicaban, lo jugamos de contra y le ganamos aprovechando los espacios. Nuestro equipo jugaba bien”. 

Mobirise

Otro día para recordar fue aquella tarde platense en el viejo estadio de Estudiantes, al que el Tano volvió vistiendo la camiseta de Arsenal, y lo hizo de una manera particular “Ese día fui al banco. Íbamos perdiendo, Burruchaga había hecho dos cambios y se lesiona el Pato González, creo. Faltaban veinte minutos y Jorge llamó a otro, pero el médico frenó el cambio. Al toque me llaman y entro, y tuve una tarde de esas donde la pelota va donde vos estás. Hice los dos goles abajo del arco y ganamos 2-1. Terminó el partido, me bañé y me fui para mi casa con la plaqueta”.
 
A la hora de hablar de Julio Ricardo Grondona, las palabras de Piersimone son de gratitud: “Siempre tuve buena relación y la sigo teniendo. Es una persona que me abrió las puertas del club y eso no tiene precio. A veces, cuando no jugás más y sos descartable, a la gente no le interesa más y por suerte eso no me pasó en Arsenal”. El Tano ahonda un poco en ese vínculo con los Grondona, cuenta que se sintió muy a gusto con ellos y considera a Gustavo como un amigo: “Con Coco construí una relación de amistad porque jugamos juntos, pero en general la familia Grondona me trató siempre muy bien. Incluso he ido a su casa a comer. También conocí a Don Julio y tuve la chance de charlar algunas veces”. Finalmente, dejó un mensaje para el hincha: “Los quiero a todos, es un club que me dio la oportunidad de jugar en Primera y le estoy agradecido. Es un club que, por más que hablen de Grondona, con esfuerzo alcanzó la Primera, y ojalá siga en ese lugar.”
 
 
Por Juan Sáber (@juancesaber) 

Mobirise